Ley Sáenz Peña

Se conoce como Ley Sáenz Peña a la Ley 8.871 General de Elecciones, sancionada por el Congreso de la Nación Argentina el 10 de febrero de 1912, que estableció el sufragio universal masculino, secreto y obligatorio voto secreto y obligatorio a través de la confección de un padrón electoral., pero seguía siendo exclusivo para nativos argentinos masculinos no pardos y mayores a 18 años. Debe su nombre al hecho de haber sido sancionada durante la presidencia de Roque Sáenz Peña, miembro del ala modernista del gobernantedel partido Autonomista Nacional e impulsor de la ley. Anteriormente a la sanción de esta ley, era muy escasa la participación de la ciudadanía en las elecciones, ya que la política había quedado reducida a una puja por el poder entre las élites, con las clases medias y trabajadoras marginadas. El fraude, la violencia, el caudillismo y la corrupción eran una práctica generalizada, todo lo cual hacía que el pueblo no se sintiera representado por la clase política. Esta situación comienza a cambiar con la sanción de la Ley Sáenz Peña, que permite por primera vez el triunfo del radicalismo y la llegada a la presidencia en 1916 del partido más popular por entonces, la Unión cívica Radical conducida por Hipólito Yrigoyen. Es importante hacer notar que el voto femenino recién llegaría durante el segundo gobierno de Juan Domingo Perón en 1947; el universo de la Ley Sáenz Peña sólo incluía a los hombres argentinos nativos.


Eva Perón

María Eva Duarte de Perón (Junín o Los Toldos, Provincia de Buenos Aires, Argentina; 7 de mayo de 1919 -Buenos Aires; 26 de julio de 1952), conocida como Evita, fue una actriz que ingresó a la política argentina luego de haberse transformado en la mujer del presidente Juan Domingo Perón. y política argentina. Si bien en un comienzo no intervino activamente en el gobierno de su esposo, al poco tiempo comenzó a participar activamente y a ganarse un lugar de alta popularidad dentro del movimiento peronista. Como primera dama, promovió el reconocimiento de los derechos de los trabajadores y motorizó la ley 13.010 de Voto Femenino, permitiendo la participación política de las mujeres, el cincuenta por ciento del electorado hasta entonces marginado de la mujer, entre ellos el sufragio femenino, además de realizar y realizó una amplia obra social desde la Fundación Eva Perón. Fue una mujer que suscitó fuertes pasiones en la Argentina de aquel entonces, generando posiciones antagónicas irreconciliables: amor incondicional le profesaron los sectores más humildes de la sociedad; odio y rencor despertó en las clases más acomodadas. Con el paso del tiempo, su figura comenzó a ser rescatada ya no solamente por la clase trabajadora, sino también por los demás sectores sociales, y hoy en día constituye un emblema de la República Argentina.